sábado, 27 de agosto de 2011

tan solo es un nombre.


¿El amor? Sólo es el nombre que le dan algunas personas al estado de idiotez absoluta, que incluye estar pendiente del móvil minuto a minuto, tener la sensación de que dependes de él, y algunos otros síntomas. El amor no está en el aire como dice la canción, sólo está en nuestra cabeza, es una jodida obsesión. Algunos neurólogos defienden que el amor romántico puede ser adictivo; es una adicción muy bonita cuando las cosas marchan bien, y horrible cuando van mal, y todo esto, todo este proceso de mierda en el que la mayoría de las ocasiones uno se pilla y el otro da largas, se resume a feniletilamina, y otras sustancias asquerosas que suelta nuestro cerebro para auto convencernos cuando alguien nos cae en gracia de que tenemos que quererlo, pero lo cierto es que me hace muchísima más gracia desde el punto de vista psicológico éste dice que sólo es el cumplir el deseo sexual, necesidad de compañía, voluntad inconsciente de ascensión social, aspiración constante de completitud...En resumen que te compras un perro y buscas un follo amigo y nos ahorraríamos toda esta mierda. Eh, pero sonríe tía que ya queda menos para San Valentín…